NICK STRUCK EL ELEGIDO: PALCO PREMIER

Palco Premier

Nick Struck fortalece el

Pitcheo de Tomateros,

Tras bajas de Bañuelos

Y Edgar Arredondo

  • Manny, sin autorización para lanzar más
  • Arredondo, no logró reponerse de su lesión
  • Montes o Bravo, el cuarto abridor.
  • Arranca la serie en la ciudad de Guadalajara
  • Tomateros-Charros; duelo de poder a poder

Por: Jorge Luis Telles Salazar | Comunicación Tomateros

La decisión de la directiva de Tomateros de Culiacán en favor del lanzador Nick Struck (de Sultanes de Monterrey) vendrá a solucionar, de entrada, el problema del manager Benjamín Gil en su rotación de abridores, diezmada por las bajas de Edgar Arredondo y Manny Bañuelos, quienes ya no podrán trabajar más en esta serie final de la temporada 21-22 de la Liga Arco Mexicana del Pacifico.

Arredondo, como usted sabe, sufrió una lesión en su última salida, justamente contra los Mayos de Navojoa. Parecía algo irrelevante; pero lo sacó de la actividad, finalmente. Manny Bañuelos, por su parte, solo recibió permiso para lanzar hasta la serie semifinal, de parte de su organización de Grandes. Incluso, ya hasta se fue de la ciudad.

Bajo estas condiciones es que Héctor Ley no lo pensó dos veces, previo consenso con el manager Benjamín Gil y su cuerpo técnico: hay que ir por un lanzador.

Para fortuna de la franquicia, a Culiacán le tocó elegir primero y se inclinó por Struck.

Nick tiene cuatro salidas a lo largo de toda la postemporada, con saldo de una victoria, sin derrota y 2. 86 en carreras limpias admitidas; pero el detalle más importante es que ya le lanzó a los Charros en dos ocasiones, en las que sumó 11 entradas, con 4 bases por bolas, 12 ponches y solo 3 carreras limpias aceptadas.

El refuerzo de Tomateros totaliza cinco temporadas en la Liga Arco Mexicana del Pacífico, donde ha picheado para Venados de Mazatlán, Águilas de Mexicali y Sultanes de Monterrey. Incluso en la Serie del Caribe de 2018 reforzó a los campeones Tomateros de Culiacán.

A nuestro juicio una buena elección. Si es pitcheo lo que falta pues hay que ir por pitcheo.

Además, esto fortalece a una rotación que si bien es respetable, no se ha visto impresionante como en temporadas anteriores. De cualquier forma, Manny Barreda y Anthony Vázquez son excelentes serpentineros y pueden trabajar, en cualquier momento, a su mejor nivel. Y hay que sumarle también a Aldo Montes, que también podría desempeñar el papel de pitcher abridor.

Por este lado, hay tranquilidad en el equipo guinda. Ya está listo para protagonizar la décima octava serie final de su historia.

Que haya suerte.

Y bueno.

Con inmejorable estado de ánimo -lo que se entiende, por supuesto- Tomateros de Culiacán realizó su última práctica en el estadio de la Nueva Nación Guinda, antes de emprender viaje a la ciudad de Guadalajara, donde arrancará, este viernes 14 de enero, la serie final de la Liga Arco Mexicana del Pacífico.

Plantel completo, sin novedad.

Pitchers descansados – tanto abridores como relevistas – y todos listos, en gran actitud, para hacer frente al nuevo compromiso.

Benjamín Gil ya decidió en alternar a Efrén Navarro y Víctor Hugo Mendoza en la primera colchoneta y colocar a Joey Meneses en el jardín izquierdo. La duda es ¿Quién para la pradera del centro? ¿Stevie Wikerson, un aporreador en potencia? o bien un pelotero tan completo como Jesús Favela.

Lo dilucidará hasta antes del primero de la gran final contra los Charros de Jalisco.

Pendientes.

Y bueno.

Si uno analiza el roster de Charros de Jalisco no será difícil, para nada, entender por qué el equipo tapatío finalizó el rol oficial en el cuarto sitio de la tabla de posiciones, con saldo de 34 victorias contra 30 derrotas, apenas medio juego debajo de Algodoneros de Guasave y Yaquis de Obregón, que compartieron el tercer lugar.

Y eso explica también como que fue que eliminaron primero a unos Águilas de Mexicali -que ya volaban alto – y luego a los Sultanes de Monterrey, en serie al límite.

Muy buen equipo el de Jalisco, indudablemente.

Altamente competitivo.

En su cuerpo de pitcheo, por ejemplo, sobresalen: Brennan Bernardino -el que ganó el juego definitivo -, Javier Solano, Ryan Verdugo, Irwing Delgado, Orlando Lara, Jaime Lugo, Manuel Félix y su cerrador estelar, por supuesto: Roberto Osuna.

En el infield, una línea de aporreadores: Japhet Amador, José Manuel “Manny” Rodríguez, Amadeo Zazueta, Missael Rivera, Agustín Murillo y Christian Villanueva, entre otros.

Y no se diga en los jardines: José Juan Aguilar, Dariel Álvarez y Félix Pérez.

Detrás del plato: Fernando Flores y José Santiago Chávez.

En suma, toda una constelación de estrellas, dirigidas por Roberto Vizcarra, que pretenden la conquista del título y la representación de la Liga en la Serie del Caribe, a realizarse a fines del presente mes en Santo Domingo, República Dominicana.

Y como “en frente” no se “hacen malos quesos” pues a prepararnos todos para disfrutar de este gran espectáculo que ofrece nuestro circuito invernal.

Invitados todos.

A manera de colofón.

Conveniente recordar que esta no es una serie final inédita.

Tomateros de Culiacán y Charros de Jalisco se enfrentaron en enero de 2015 y el equipo guinda se proclamó campeón en cinco partidos. Justo la noche aquella en la que, además del “We Are The Champions” también le cantamos las golondrinas al estadio “Angel Flores”.

Charros, además, tiene otra final, la de 2019, en la que superó a los Yaquis de Obregón.

Saldo más que decoroso para un club que solo suma siete temporadas en la Liga Arco Mexicana del Pacífico: un campeonato y un subcampeonato. Quiere más.

 

Por allá nos vemos.

Y hasta aquí por hoy. Nos vamos ya. Cuídense mucho y que Dios los bendiga.

Ahora y siempre.

Tienda en linéa