FINAL DE ALARIDO: PALCO PREMIER

Palco Premier

Y llegó la serie final número 19

Para Tomateros, frente a las 17

De Naranjeros de Hermosillo

  • Culiacán ha ganado 12 de las 18 pasadas.
  • Las últimas dos de manera consecutiva
  • Victoria guinda en las últimas 6 series
  • Episodios estelares en la historia de Culiacán
  • El refuerzo: ¿pitcher abridor o un aporreador?

Por: Jorge Luis Telles Salazar | Comunicación Tomateros

La que iniciará este viernes 14 en Guadalajara será la serie final número 19 para Tomateros de Culiacán, a lo largo de 57 participaciones en la historia de la Liga Mexicana del Pacífico, con lo que supera ya, en este renglón, a Naranjeros de Hermosillo, que totalizan 17 en sus 64 años dentro del circuito más poderoso de nuestro país. El resto de los equipos se encuentran muy por debajo de Tomateros y Naranjeros.

Hay que aclarar que el modelo de series finales comenzó a aplicarse en esta liga a partir de la temporada 1968-1969 y el primero en ganarla fue Cañeros de los Mochis. Antes de esa campaña se jugaba a rol corrido y el monarca era, sencillamente, el que acumulara más victorias durante la edición. Bajo ese esquema, Hermosillo se adjudicó el título en tres ediciones: 60-61, 61-62 y 63-64, cuando Tomateros todavía participaba en la liga del Noroeste, donde el campeón siempre era Tabaqueros de Santiago. Antes de las series finales, Culiacán logró el titulo en la 66-67, en la que barrió con el panorama, por cierto, bajo la dirección de Vinicio García.

Actualmente, Tomateros se ha adjudicado 13 galardones de monarca y Hermosillo 16. Hay quienes sostienen que, en realidad, están parejos puesto que la diferencia de 3 se establece durante los primeros tres años de la Liga, cuando Culiacán no estaba en la competencia. En la vieja liga de la Costa, Culiacán y Hermosillo también están tablas con 3 cada uno; pero los mismos defensores de la Legión Guinda le agregan aquel campeonato que compartieron con los Ostioneros de Guaymas en 1951 -cuando los Ostioneros se negaron a jugar una serie final – para darle la delantera al club de casa. Por cierto, Mazatlán, con 5, fue el máximo ganador de coronas en el legendario circuito invernal.

Y bien.

De estas series finales, Culiacán ha salido airoso en 12 ocasiones y ha caído en 6. De esas mismas finales, 5 las ha protagonizado contra Naranjeros de Hermosillo (con saldo de 3-2 a favor), 3 frente a Venados de Mazatlán (3-0 para los guindas), 3 ante los Águilas de Mexicali (con déficit de 1-2), 2 contra los Cañeros de los Mochis (2-0) y una, respectivamente, frente a Algodoneros de Guasave, Potros de Tijuana, Yaquis de Ciudad Obregón, Charros de Jalisco y Mayos de Navojoa. Estas últimas ganadas, excepto ante Guasave (71-72) y Tijuana (90-91).

En el mismo orden de ideas y porque suponemos que a usted le interesa, amigo lector, permítanos contarle que esta será la segunda vez en la que Tomateros liga tres finales consecutivas. La primera, en las temporadas 94-95 (Naranjeros de Hermosillo), 95-96 (Venados de Mazatlán) y 96-97 (Naranjeros de Hermosillo). Cayó en la 94-95 y triunfó en las 95-96 y 96-97, para proclamarse bicampeón, por vez primera en la historia moderna.

Sin embargo, en la de esta campaña Tomateros se ubicará más cerca que nunca del tricampeonato porque ahora estará en la serie final, a diferencia de la temporada 1997-1998, cuando fue frenado por los Venados de Mazatlán en la etapa de semifinales, en un juego sumamente recordado, por cierto y que molestó tanto a Juan Manuel Ley López, que no le renovó el contrato a Paquín Estrada para la siguiente temporada. Vinicio Castilla era refuerzo de Tomateros y en ese sexto encuentro -el definitivo- la parqueó por el jardín derecho, para provocar, de manera temporal, una explosión de júbilo entre la fanaticada que atiborraba el legendario estadio “Angel Flores”.

En la Mexicana del Pacífico, solo Yaquis de Obregón ha logrado la hazaña de un tricampeonato; lo hizo en 2010-2011, 2011-2012 y 2012-2013, bajo la dirección de Eddie Díaz. De entonces a la fecha hay sequía de títulos en la franquicia del viejo Cajeme.

Naranjeros de Hermosillo también ha tocado la puerta del tricampeonato; pero no ha logrado abrirla. ¿Lo hará ahora Tomateros de Culiacán?

ALGO MAS DE SERIES FINALES

Y bien.

Ya que abordamos el tema de serie finales, permítame contarle que de las 12 series campeoniles ganadas, en 4 Tomateros ha triunfado en siete juegos -las últimas tres, por ejemplo -; en 5 en 6 y en 3 solo ha recurrido a cinco partidos para definir la corona en su favor.

En sentido contrario, de las 6 series perdidas, ninguna de ellas se ha extendido al máximo. Culiacán ha perdido 5 en 6 encuentros y 1 en 5.

En todas ellas, Tomateros ha iniciado en la casa del rival.

Del mismo modo, de las 12 en su favor, Tomateros ha comenzado en su estadio en 6 de ellas y las otras 6 en patio ajeno, lo cual refleja que Culiacán es un equipo que ha sabido jugar bien en situaciones adversas. Tomateros se ha coronado en casa en 9 ocasiones y en 3 en estadio del oponente. En todas las finales ganadas Tomateros ha ganado su primer partido, inexorablemente.

En contrasentido, solo una vez la afición de Culiacán ha visto proclamarse monarca a otro equipo que no era el de casa. Ocurrió en la final de enero de 1999 y quien venció a Tomateros, en cinco juegos, fue Águilas de Mexicali, dirigido, coincidentemente, por Paquín Estrada.

¿Y cuantos recuerdos en series finales?

Aquel sexto partido de 1970, frente a Cañeros de los Mochis, matizado por el episodio del famoso tercer strike cantado por el ampáyer Juan Lima a Aurelio Rodríguez; obviamente el cuadrangular de Jesús Somers en 1978; el sublime pitcheo de Salomé Barojas en 1983; el bateo de Nelson Barrera y el pitcheo de Luis Trinidad Castillo en 1985; el trabajo monticular de Ricardo Rincón en 1996; el hit de Benjamín Gil que sembró a Naranjeros en 1997; el pitcheo de Vicente Padilla y Rodrigo López en 2002, más el panorámico jonrón de Adán Amezcua; de nuevo, Benjamín Gil con su doblete contra Ariel Prieto, en 2004; una atrapada sensacional de Ramiro Peña contra Charros, en 2015; el sencillo de Alfredo Amézaga, en el séptimo en Navojoa, en 2018; el explosivo bateo de Ramiro Peña, Sebastián Elizalde y Joey Meneses en 2020 aunado a los finos lanzamientos de Anthony Vázquez y en 2021, finalmente, la reacción de Tomateros para remontar un 3-1 y vencer a Naranjeros de Hermosillo en su propio estadio, con el cuadrangular de Jesse Castillo y el cerrojazo de Alberto Baldonado.

Historias para guardar por siempre, sin duda alguna.

Del mismo modo, esta que viene nos depara grandes emociones, luego del estrés y el sufrimiento que la dinámica de un partido provoca en el aficionado, apasionado seguidor de su equipo.

Una historia que está por contarse, efectivamente.

EL REFUERZO DE TOMATEROS

Bueno.

Tomateros de Culiacán tiene derecho a un nuevo refuerzo, igual que el otro equipo finalista.

Habrá que seleccionarlo, con escrupuloso cuidado, del material que estará disponible entre Algodoneros de Guasave, Charros de Jalisco o Sultanes de Monterrey.

¿Qué piensa usted al respecto, amigo lector?

¿Un pitcher abridor? ¿Un bateador de poder?

A nuestro juicio debe ser un lanzador inicialista para reforzar una rotación que, pese a los buenos resultados, no está en su mejor momento, con todo y que tiene un ángel guardián en su extraordinario cuerpo de relevistas.

La última palabra, sin embargo, la tiene la directiva del club en decisión colegiada con el manager Benjamín Gil.

Ya le informaremos.

Y aquí la dejamos por hoy. Nos vamos ya. Cuídense mucho y que Dios los bendiga. Ahora y siempre…

*Las opiniones publicadas en este contenido pertenecen única y exclusivamente al Columnista en su libre derecho a expresarse, sin que necesariamente sean compartidas por el Club Tomateros de Culiacán.

Tienda en linéa