LO QUE SE VIENE PARA LOS GUINDAS: PALCO PREMIER

Palco Premier

Primera serie de Tomateros

En gira: frente a Sultanes;

En espera de algunos de

Sus peloteros estelares.

= Le faltan los Mannys (Bañuelos y Barreda) y Arredondo.

= También JC Ramírez y Alberto Baldonado.

= Además: Meneses, Guadalupe Chávez y Alí Solís

= La gran jornada de Julio Cesar Urías en San Francisco

= Culminó la temporada 2021 de la liga JAPAC de beisbol.

Por: Jorge Luis Telles Salazar | Comunicación Tomateros

Con saldo de dos victorias y tres derrotas en sus primeros cinco partidos, Tomateros de Culiacán viajó a Monterrey para sostener su primera serie en gira de la actual temporada de la Liga Arco Mexicana del Pacífico. Coincidentemente, Sultanes, rival en turno, marcha con la misma estadística: 2-3.

Igualdad de condiciones y circunstancias al interior de los dos equipos. Fuerzas parejas y serie equilibrada, por ende.

Evidentemente, en el caso de Tomateros se advierten ausencias de peso, particularmente en el departamento de pitcheo, que podrían explicar muy bien los primeros reveses; pero, con todo y eso, hay que hacer notar que han caído de manera apretada, excepto en el último ante Yaquis de Obregón, cuando colapsó, de plano, el cuerpo de relevistas de Benjamín Gil, llamado a convertirse en el mejor de la liga en su momento.

Y también hay que dejar claro que se trata de situaciones previstas para esta etapa de la campaña, que se superarán con el curso de los días, cuando ya se tenga aquí la presencia de Manny Barreda, Manny Bañuelos, Edgar Arredondo, Juan Carlos Ramírez y Alberto Baldonado, por decir algo.

Pero, por lo pronto, Benjamín Gil tendrá que rifársela con sus brazos disponibles, que tiene que decirse, se han fajado bien. Es el caso, por ejemplo, de Anthony Vázquez, quien seguramente abrirá el juego de este martes en Monterrey; Aldo Montes, Kyle Arjona y el chamaco Alejandro Chávez, a quien distinguieron como el pitcher de la semana en la LAMP.

Arjona y Chávez lanzaron muy buenos partidos, aunque opacados por la expectación causada entre los aficionados sinaloenses por las incidencias de los “playoffs” en las Ligas Mayores, en particular cuando Julio Cesar Urías está sobre el centro del diamante.

Tienen talento. Pueden soportar la carga en lo que reportan los pitchers, procedentes de los Estados Unidos.

Por lo demás, también sigue ausente Joey Meneses -aunque en unos días más estará en forma -, así como José Guadalupe Chávez y Román Alí Solís, con problemas de lesiones, recrudecidas en las series de apertura. Hablamos de elementos titulares, que una vez presentes acrecentarán la fortaleza del plantel tanto a la ofensiva como a la defensiva.

En este mismo capítulo, conveniente es acreditar la actuación del jardinero cubano Dairon Blanco, que tuvo, el sábado, una gran noche ofensiva y de Emmanuel Avila, que dicta cátedra como el tercera base natural, del que adoleció Tomateros en las últimas dos temporadas, por lo menos.

En suma: esto apenas comienza y el apunte es bueno para remitirnos a otra de las sentencias clásicas de Benjamín Gil:

-No hay que fijarse en como comenzamos sino en ¡como terminamos!

¿Qué os parece?

Y bueno.

Tomateros de Culiacán en Monterrey es solo una de las series con las que inicia una nueva semana en la temporada 2021-2022 de la Liga Arco Mexicana del Pacífico.

Las otras son:

Águilas de Mexicali en Navojoa.

Naranjeros de Hermosillo en Ciudad Obregón.

Algodoneros de Guasave en Los Mochis.

Y Venados de Mazatlán en Guadalajara, Jalisco.

Llama la atención la celebración de dos viejos clásicos en la historia del circuito: el de Sonora, Naranjeros-Yaquis y el del norte de Sinaloa, Algodoneros-Cañeros.

Lo de Ciudad Obregón crece en importancia, con el récord de los Yaquis, que han iniciado exactamente igual que en las últimas tres temporadas: con gran paso en el arranque de campaña, aunque aquí vuelve a cobrar vida la sentencia de Benjamín Gil.

Y también hay que observar de cerca lo que acontecerá en el estadio Panamericano de Guadalajara: los Charros, con 4-1, reciben a los Venados de Mazatlán, con 2-3.

Se aceptan apuestas.

Mientras tanto.

Al darle la pelota a Julio Cesar Urías y poner en su brazo un juego crucial -de perder ese juego ante los Gigantes de San Francisco su suerte estaría sentenciada – el manager de los Dodgers de los Ángeles, Dave Roberts fue concluyente:

-Tu dame cinco buenas entradas; yo me encargo de lo demás.

¿Qué implicaba esto? Obviamente, dejar a un lado la administración de esfuerzos y echar todo en esos cinco innings, al cabo de los cuales los Dodgers tendrían, mínimo, que estar en la pelea.

Pero Julio hizo algo más que eso:

Lanzó esas cinco entradas prácticamente de manera magistral, con un plus: un hit del sinaloense produjo para Dodgers la primera de las nueve carreras con las que finalmente se impusieron a los Gigantes, allá en la ventosa bahía de San Francisco. Una base por bolas, antes de la cual Julio aparentemente ponchó dos veces al bateador -un ampáyer demasiado exigente con las esquinas – representó la única carrera que aceptó Urías.

Y queda la impresión de que Julio Cesar todavía tenía combustible para cuando menos una entrada más; pero, para la sexta, Dodgers ya ganaba 4-1 y Mr. Roberts, oriundo de Japón, comenzó a pensar en el mañana.

Y sí.

Si esta serie divisional se extiende a un quinto juego y regresa a San Francisco, pregúntenme quien va a lanzar ese partido.

Culichi.

Por otro lado.

El equipo anfitrión refrendó laureles en la Liga JAPAC de beisbol, al ganar su segundo campeonato consecutivo, tras la suspensión de la temporada pasada, a causas de la pandemia del Covid.

Afortunadamente esta campaña -no sin la resolución de tales y cuales problemas- concluyó exitosamente, luego de jugarse en medio de severas restricciones en cuanto a público asistente y con todas las precauciones habidas y por haber.

JAPAC conquistó el titulo con clara victoria de 4 carreras contra 1 sobre Lecani-Duma.

De nuevo, nuestras felicitaciones para el ingeniero Jesús Higuera Laura, gerente general de JAPAC y presidente del Patronato Deportivo; para el presidente de la Liga, Jesús Scopelitis; para el tesorero del organismo, Jesús Uriarte y para el manager campeón Paul Gutiérrez.

¡Salud!

Y nos vamos ya. Cuídense mucho. Ahora más que nunca. Y Dios los bendiga. Ahora y siempre.

*Las opiniones de este contenido pertenecen única y exclusivamente al Columnista en su libre derecho a expresarse, sin que necesariamente sean compartidas por el Club Tomateros de Culiacán. 

Tienda en linéa