30 Abr, 2017
0
0

UNA EXPERIENCIA INIGUALABLE

Es fin de semana, 30 de abril,  para muchos, una fecha esperada por largo tiempo.

Es común también que en nuestros recuerdos, aparezca alguna celebración que hayamos tenido por motivo del Día del Niño, esa en la que nos hayamos sentido profundamente felices al recibir un buen número de muestras de cariño.

Y en esta ocasión, los niños del cuerpo de Soldados de la 9na. Zona Militar, seguramente recordarán por mucho tiempo la experiencia vivida este fin de semana, al ser festejados en grande por el Club Tomateros de Culiacán, que abrió las puertas de su casa para recibirles en una gran celebración.   

Desde muy temprano y con una gran expectativa llegaron a su cita, acompañados de sus padres que, con mucha satisfacción, veían la alegría reflejada en el rostro de los pequeñines por conocer el gran escenario.

De inicio, fueron recibidos por personal de Comunicación y Relaciones Públicas de los Tomateros, quienes a nombre del Club les dieron la más cordial de las bienvenidas.

La foto en la entrada principal del inmueble y la pelota gigante que la adorna no podían faltar, esa foto que refleja el orgullo y satisfacción de visitar el estadio más hermoso en que se practique béisbol en nuestro país.

Posteriormente ingresaron al inmueble, sorprendidos por la maravillosa vista de sus tribunas, al extraordinario color verde de la superficie en el terreno de juego, incomparable a cualquier escenario.

Recorrieron gustosos sus amplios, cómodos y funcionales pasillos en la segunda planta del Estadio, disfrutando en cada momento la ruta y siendo ilustrados por el guía del Club, que respondía a cada pregunta que se le realizaba. 

Y fue justamente uno de los momentos más esperados el ingreso al terreno de juego, experiencia única de quién ha pisado el diamante en un estadio de béisbol.

A toda velocidad corrían, brincaban y se tendían sobre el campo verde del terreno de juego, ese que solo es pisado por las grandes figuras de la pelota invernal. 

Una grata sorpresa para todos llegó justo a tiempo, el popular “Pollo Tomás”, arribó ante la algarabía de los niños, quienes le mostraban todo tipo de afecto con abrazos y saludos de mano.

Momento era ya de tomar alimentos y continuar la fiesta, ante tanta actividad es común que se despierte el apetito, y para esta ocasión el Club Tomateros brindó una deliciosa barra de comida a los pequeños, que fue disfrutada enormemente por los invitados.

La piñata y entrega de bolsas con dulces fue enseguida, en tanto que las “pintacaritas” y los payasos hacían las delicias de los niños, quienes no ocultaban la emoción.

Un gran día sin duda ha vivido estos pequeños que, en su mayoría, visitaron por primera ocasión la casa de la Nación Guinda, el Majestuoso Estadio de los Tomateros. 

Una experiencia inigualable.