PUERTO RICO Y USA VIVIERON UNA GRAN EXPERIENCIA

LOS ANGELES.- (Doug Miller/MLB.com).- Podías escuchar la emoción en sus palabras. Podías notar en sus rostros que se trataba de algo importante. Para los jugadores que participaron en el Clásico Mundial de Béisbol 2017, el torneo fue un éxito total, una gran historia que seguirá mejorando cada cuatro años.

Tras la victoria de los Estados Unidos sobre Puerto Rico en la final del Clásico Mundial en el Dodger Stadium, fue evidente que, pese a las fantásticas jugadas e inolvidables momentos, lo que sobresalía entre los jugadores que fueron parte del torneo fue la experiencia en sí.

Por ejemplo, están las primeras palabras del jardinero estadounidense Christian Yelich mientras celebraba el título de su equipo: “Nunca me he divertido así jugando al béisbol”.

También está lo dicho por el puertorriqueño Carlos Correa, quien llevaba una ligera sonrisa mientras caminaba en el clubhouse pese a que su selección cayó por segunda vez consecutiva en la final del Clásico: “Nunca me he divertido así jugando béisbol. Punto. Nada lo igualará. Es algo que nunca olvidaré”.

Los aficionados tampoco lo olvidarán y por buenos motivos: Este Clásico fijó récord de asistencia en la historia del torneo. La final del miércoles en el Dodger Stadium contó con 51,565 espectadores para ampliar la marca a 1,086,720 aficionados. El anterior récord fue 885,212 en el 2013, lo que demuestra que el evento sigue tomando impulso con cada ciclo.

“Se trata de situaciones claves ante 50,000 fanáticos, nada puede superar este ambiente”, explicó el receptor del equipo de Estados Unidos, Jonathan Lucroy. “Esta es la mejor forma de prepararse para la temporada”.

Para la mayoría de los equipos, la pasión rebosaba casi con cada lanzamiento tanto en el terreno como en las gradas, pero es posible no como en Puerto Rico, que ganó sus primeros siete encuentros del Clásico antes de caer blanqueado ante los estadounidenses en la final.

El capataz boricua Edwin Rodríguez calificó el torneo como una experiencia invaluable para sus jóvenes estrellas de Grandes Ligas — Correa, Francisco Lindor y Javier Báez, entre otros — que volvieron a demostrar que están listos para los grandes escenarios.

Aquel es otro aspecto del Clásico que los jugadores no dejan de señalar: la unión y responsabilidad que sienten cuando se ponen un uniforme con el nombre de su país sobre el pecho … estos son factores que elevan este evento sobre otros.

“Esta fue mi mejor experiencia en mi carrera como profesional y no cabe duda de que este torneo sigue creciendo y mejorando”, manifestó Rodríguez. “Este es un gran torneo y lo veremos por un buen tiempo”.

Foto: AP