17 Mar, 2017
0
0

UN GUINDA DE ORIGEN

Culiacán, Sinaloa. Viernes 17 de marzo de 2017.- Es febrero de 1996, los Tomateros de Culiacán disputan uno de sus máximos capítulos en su historia en la Serie del Caribe en Santo Domingo. Necesitan un triunfo ante Navegantes de Magallanes para levantar su primer trofeo en la justa caribeña.

Se juega la décima entrada de ese trepidante encuentro, ahí, Adán Amezcua recibe pasaporte por parte de Efraín Linares, quien había terminado sin mayores problemas la novena tanda, Heriberto García entra a correr por el receptor mexicano, y en un mal revire de Linares ancla en la intermedia; Antonio Aguilera ejecuta toque de sacrificio, la estrategia venezolana es darle base por bola intencional a Darrell Sherman, lo que trae a home a Mario Valdez, quien está en su temporada de debut con los guindas, y su inicio no puede ser mejor, conecta rola fuerte de imparable al prado derecho para impulsar la carrera del triunfo, dando el campeonato a los Tomateros, el primero en Serie del Caribe.

Después de 21 años de estar como jugador y como parte del Cuerpo Técnico, Mario Valdez seguirá ligado al equipo que lleva tatuado en la piel, pero en esta ocasión será como Gerente Deportivo, liderando el nuevo proyecto guinda, en el cual se espera seguir en los primeros planos en lo deportivo.

“Fue un gran momento para mí, era mi primer año con Tomateros y los éxitos comenzaron a llegar temprano, nunca lo olvidaré.”, declara “Súper Mario” visiblemente emocionado al recordar ese momento en República Dominicana.

“Ahora es una nueva etapa en mi vida, pero la asumo con mucho gusto y gran responsabilidad. Sé que estoy en uno de los equipos más importantes del béisbol mexicano y eso me llena de orgullo y satisfacción.”, declara después de ser presentado este medio día en el Majestuoso Estadio de los Tomateros por los directivos, Marcos Ley López, Héctor Ley López, Diego Ley López y Miguel Ángel Ley Pineda.

El origen de “Súper Mario”

Nacido el 19 de noviembre de 1974 en Ciudad Obregón, Sonora. Mario Valdez jugó desde pequeño en la Liga Tomás Oroz Gaytán, desde ahí fue amante del béisbol, pero aun así, su mente siempre estuvo enfocada en terminar sus estudios y quiso hacer en Estados Unidos, algo que se le cumplió en 1991.

A partir de ese año, Valdez vivió fuera de su ciudad alejado de sus familiares, su destino fue la ciudad de Miami, lugar en el que estaban algunos amigos suyos y con ellos empezó a hacer vida allá.

“Sabes que mi intención no era jugar béisbol profesional. Yo estaba enfocado en terminar mi carrera. Aun así no me arrepiento, el jugar béisbol (profesional), en su momento ser parte del cuerpo técnico, y ahora directivo, son etapas que disfruto y me emocionan; mi carrera ha sido de grandes retos y ahora asumo otro con gran entusiasmo.”, declara Valdez.

Tiempo de firmar para MLB

Después de estar en la Universidad y de varias ofertas, Mario decidió firmar con los Medias Blancas de Chicago, equipo que lo firmó con un bono, pero sobretodo permitió terminar sus estudios.

A los 19 años, el obregonense debutó como jugador profesional en las Ligas Menores de los Medias Blancas y apenas tres años después, recibió el llamado a Grandes Ligas, debutando el 15 de junio de 1997 contra los Rojos de Cincinnati, siendo el tercer bate de Chicago en aquel encuentro en el que conectó su primer hit en las mayores.

Como anécdota para él y su carrera, Valdez fue compañero de equipo del que para muchos ha sido el mejor basquetbolista en toda la historia: Michael Jordan.

Tras ese año de estreno con los Medias Blancas, “Súper” tuvo que esperar dos años más para volver a las mayores, pero en esta ocasión con los Atléticos de Oakland, organización para la que jugó en par de temporadas.

Su carrera en las Grandes Ligas terminó el 22 de junio de 2001, tras una dolorosa lesión en su mano, que prácticamente lo marginó de la Gran Carpa.

“Me dieron un pelotazo en la mano derecha; Me quité un lanzamiento que venía a la cara. Evité el pelotazo en rostro, pero me hizo prácticamente pedacitos la mano. Justo en el momento que más actividad tenía en Estados Unidos.”, recuerda con dolor ese lamentable momento.

Un guinda respetable

Mario Valdez debutó con los Tomateros de Culiacán, en la Temporada 1995-1996, iniciando junto a una de las mejores generaciones de peloteros que ha dado el equipo guinda, la cual le dio un bicampeonato a la organización.

Valdez ha estado en los campeonatos del 96, 97, 2002, 2004 y en el último que se dio en la campaña 2014-2015, estando al mando Benjamín Gil.

Mario, jugó 13 temporadas con los Tomateros, en su carrera de 20 temporadas en la Liga Mexicana del Pacífico.

El sonorense participó en 450 juegos, conectó 356 imparables y su promedio de bateo con los guindas fue de .276.

“Estoy feliz con este nuevo reto. Soy de la idea que nunca tienes que darte por vencido. Si tienes bien claras tus metas debes de perseguirlas, eso lo tengo bien claro”.

Es Mario Valdez el nuevo Gerente Deportivo de la escuadra guinda, no es propio hablar de un regreso a la organización, ya que él es “Un Guinda de Origen”.